Saturday, June 17, 2006

¿Por qué no soy esa clase de "chica" que recibe anillos de diamante (para casarse)?

Esta frase tiene historia ya ha sido mencionada por corriendo despacio: una mañana en Los Ángeles buscando mi supuesta escuela de sueño donde estudiaría Arte después de terminar mi martirio universitario en la Enap, mi posible escuela de sueño en ese entonces era el Cal Arts, famosa por su prestigio....(en mi búsqueda iba acompañada de quién fuera mi otro martirio por 5 años y que es mexican-american). Al entrar al recinto académico californiano, encontré a una señora con un peinado alto, lentes de pasta quién con una sonrisa de mujer perfecta me daba indicaciones de como manejarme en la escuela. Personalidades como Kara Walker o nuestro mexicano Damián Ortega han pasado por ahí, en fin, la atmósfera era académica y super White. Pude ver aquí los modos en que el primer mundo recibe el arte no muy diferentes a las nuestras ya asimiladas, hablo de esas "formas blancas y oportunas de hacer arte". Mi cerebrito comenzó a comprenderlo todo, como hemos idealizado todas esas prácticas: vas a la Uni, tienes una carrera prometedora, te educas de la forma asimilada, trabajas y te vuelves seguramente la chica que recibrirá un anillo de diamante y te habrás incertado al mundo de las prácticas socialmente aceptadas.....Pues bien esta mexicana que fruta vendía decidió en ese suburbio estudiantil que ella no tomaría ese camino, de hecho no me gustan los diamantes, esta vez tomaría uno más difícil en el cuál la autogestión intelectual y monetaria serían alimetadas y desde ahí veríamos como hacer y decir cosas : la vida vista desde preocupaciones propias y maneras distintas.

                                                               Caffè sospeso                                                  ...