Thursday, October 09, 2008

She´s chosen where to be

Dejé tu casa, han sido tantas veces, huyendo de mí y huyendo de ti, Esta vez maletas llenas de regalos nuevos y viejos, Hace un rato, en un lugar que no tiene espacio ni tiempo, me acompañaste hasta donde empezaba el camino -"hasta aquí te acompaño, ya no puedo seguir, estoy cansada"-, me diste una bolsa de papel, seguro con fruta y sandwich...había mucho viento que te empujaba hacia atrás solté tu mano y así inicio mi andar. Ya pasaron 7 años desde aquel día, hubo infinitas pérdidas, pero infinitas ganacias también, donde no estuviste presente, pero tus palabras sí. Ahora dejo tu casa, pero no te dejo a ti, ya no huyo de ti, ya no huyo de mí, ahora en tu casa se escuchan canciones de América, Alfonsina vestida de Sal no se va triste jamás, las sirenas la acampañan a un mar distinto, con un amor distinto. Tengo las manos como las tuyas y ése defectuoso carácter. Visitaré tu casa en tiempos de reflexión, en un lugar de refugio, con sopa de pan y té de limón. Por fin pude conocerte, y conversar de todo eso que da rabia, de lo que no entendemos, de lo que recibimos, de lo que eres tu. *** Alguién con una guitarra y un piano conoce la sensibilidad solo mirando a quiénes tiene cerca, nadie como él comprende el poder del uso de las palabras, de darles sonido, sonidos "puros" que hacen reinventar el significado de éstas, con historias cortas, o historias largas que regresan cada vez que se toca la misma pieza. Me ayuda a trazar en esta nueva casa, en esta mi vida ahora. Gran barba, Sam Beam.

                                                               Caffè sospeso                                                  ...