Friday, August 25, 2006

Y desde entonces

Lloré el miércoles de Golf, lloré el jueves de la despedida de soltero con stripers, no lloré el día de mi clase me pone feliz. Tampoco lloré el sábado cuando me ofrecieron impartir la clase de dibujo para primer semestre en la UABC (Universidad Nacional Autónoma de Baja California), lloré regresando vestida para la boda de los Kelley, dorado en mis ojos, café mi vestido, la boda parecía como una pintura de Monet, odio poner ese tipo de referencias modernas pero últimamente retrato referencias pictóricas, hablé con un matemático de UCLA yo no podía parar de hablar de mi matemático francés, el chico UCLA estaba impactado de lo que le contaba de mi matemático francés, después tuve que salir huyendo un poco de la fiesta cuando una chica perfecta me pisaba con su tacón de aguja sexy, mis sentimientos no podían apreciar tanta “felicidad” vivida por otros (¿Checaron mis comillas no?), ramos de flores, vestidos de pastel, trajes de “Best Man” en blancos perfectos, con detalle de flor en la solapa, lentes de sol y un speech dulce para los novios: Sam y Melissa . Las matemáticas un poco en mi cabeza: 1-1= 0 Lloré regresando en el coche, lloré quedándome sola en una casa que no es la mía hasta quedarme dormida, lloré el día del Barbiecue, preferí no ir, me quede en la casa que no es la mía viendo pelis y preparando mis clases, lloré toda la tarde hasta que le marque a mi matemático francés, que como siempre sabe que decir, hablamos mucho como si estuviéramos en la misma ciudad, después escuche la puerta y era mi amigo Jp que me recogía para invitarme al final de la fiesta, pues accedí tenía ya hambre, lloré regresando de nuevo. Lunes clase con mis adorados diseñadores, muchos trabajos trajeron, están aprendiendo de su propio proceso y van muy rápido, vivo por primera vez el machismo Tijuanense no le hago caso, sigo con mi clase sin problemas, tengo una alumna que está enferma de cáncer, se acerca y charlamos, algo me dice que esto es importante que debo quedarme. Lloré el martes en la tarde 2 pm en SD 4 pm Ciudad de México, alguien me habla de amor, de ese que endulza la sal y hace que salga el sol, me da miedo, me hago preguntas, el dice que posiblemente se va, ¿Qué puedo hacer yo? cuando aun no he resuelto algo para poder seguir y verlo con los ojos del amor único y exclusivo. Ceno con mi ahora amigo el estudiante de educación elemental, estamos en SD le cuento todo, él :furía y enojo, se pregunta que estoy haciendo?, el no entiende, me cuenta su inquietud de experimentar, “El Eternamente Bella Bella” le ha llegado a su mente y que puedo hacer yo otra vez?, lloro de nuevo, esta vez toda la noche, por la mañana tendría que cruzar de SD a Tj para mi primera clase con mis alumnos de dibujo, pregunto en el coche algo que hará que definitivamente cambie mi forma de ver las cosas, me voy triste, no lloro. En la clase no dibujamos, les hice mi divertido examen de las 10 preguntas, y 100 frases a partir del dibujo, me odian un poco, luego salgo unos minutos, tomo aire y café, regreso comenzamos la genealogía de nuestro arte contemporáneo mexicano, los chicos me miran, tienen la misma cara que cuando yo veía a Luis Felipe Ortega. Esta vez mis alumnos son estudiantes de arte, que loco. Hablo por 4 horas me emociono, los chicos ni salen del salón de clases, termino, cambio mis cheques, voy a mi lugar que tampoco es mi casa en Tj, recojo mis cosas, mi amigo el estudiante de elemental me recogerá en la frontera, me arreglo un poco, cruzo la frontera y un “border patrol” que yo creo que me vio en la mañana, comienza muy amable a hacerme preguntas, yo contesto sin problemas, no se si quería ligar o estaba en su posición de “Vigilar y Castigar”. En fin me siento tranquila, feliz me fue bien, llegan por mi comenzamos a hablar de la enseñanza, cenamos, nos dirigimos al cine, pague la película independiente más cara en mi vida, 10 DLS, increíble, vale la pena “VIVA CUBA” dos niñitos cubanos que se aman, hacen un viaje para no separarse… fin de la película, lloro de nuevo, esta vez lágrimas con risas, veo a lo que vine a saber que conocí el amor un día el amor más perfecto y bonito, que el amor es dejar ser feliz y libre al otro, pude conocer eso, y por eso lloro. Ahora alguien a quién no puedo pedirle nada, no se por qué, lo extraño, es parte de mi vida aunque este lejos, lo respeto, quiero que haga lo que deba hacer, eso es lo que importa. No se pierdan las fotos en exclusiva de “La Boda de los Kelley” Cuadros "Re modernos" Proximamente en Simple Ciudad de México

PIANOS

Pianos by Judith Pedroza  “I am a piano tuner”, a young man explains while he is waiting for his appointment with the psychiatri...